9 de octubre de 2008

Mc Donalds

McDonald's; Julián Herbert
Nunca te enamores de 1 kilo
de carne molida.
Nunca te enamores de la mesa puesta,
de las viandas, de los vasos
que ella besaba con boca de insistente
mandarina helada, en polvo:
instantánea.
Nunca te enamores de este
polvo enamorado, la tos
muerta de un nombre (Ana,
Claudia, Tania: no importa,
todo nombre morirá), una llama
que se ahoga. Nunca te enamores
del soneto de otro.
Nunca te enamores de las medias azules,
de las venas azules debajo de la media,
de la carne del muslo, esa
carne tan superficial.
Nunca te enamores de la cocinera.
Pero nunca te enamores, también,
tampoco,
del domingo: futbol, comida rápida,
nada en la mente sino sogas como cunas.
Nunca te enamores de la muerte,
su lujuria de doncella,
su sevicia de perro,
su tacto de comadrona.
Nunca te enamores en hoteles, en
pretérito simple, en papel
membretado, en películas porno,
en ojos fulminantes como tumbas celestes,
en hablas clandestinas, en boleros, en libros
de Denis de Rougemont.
En el speed, en el alcohol,
en la Beatriz,
en el perol:
nunca te enamores de 1 kilo de carne molida.

Nunca.

No.

4 comentarios:

june dijo...

wacala mc donalds

Browniiieee dijo...

ay Naty, tu ni hables... tu no comes

dabi dijo...

me encanta (:
hace mucho que no pasaba por aqui
igual ya extrañaba mucho leerte
eso del lugarcillo ahí en cholula
tengo que visitarlo
se ve bn bonito
& si es cómo para enorgullecerse (:

vinylo. dijo...

pao holaaaa
tú y yo tenemos asuntos pendientes :)
cuándo hablamos al respecto?
mándame un correo :)
cómo estas/has estado?
saludos