27 de noviembre de 2011

Preguntas...

Mi profesor le preguntó a mi compañera ¿Emma, la vida es absurda? Y para hacer sonar mejor el absurdo, con su elegante y propia pronunciación francesa, siguió con otra pregunta, ¿de casualidad tu novio se llama Charles? Y todos sabiendo la historia de Emma, nos limitamos a escuchar: Ya no. Y de pronto, ante los nervios de esa Emma que no es la de apellido Bovary, yo respondí "creo que la vida si es absurda, que mientras acudimos a la clase todo puede pasar en el camino".
Y sí, mientras acudimos a esto llamado vida, o a aquello llamado funeral (según lo queramos ver), suceden las cosas más absurdas que se puedan imaginar, una serie de eventos a los que uno nunca quisiera asistir y te dan las peores noticias y de pronto no sabes cómo no deshacerte en llanto y te das cuenta de que muchas cosas en esta vida son tan intranscendentales, que uno debería de dedicarse a vivir y olvidarse de todo aquello que a uno lo lastima. A veces creo que ahí está el absurdo, la náusea en las manos, en no darse cuenta de que la vida es vida y hay que vivirla punto. Encontrarle el significado como palabra que resuelves en un crucigrama y listo, lo que continúa.
No voy a decir que no me siento triste, porque tengo en mi corazón, alojada una tristeza que no se irá en un muy buen rato, pero hay que intentar mandar la mejor energía y el corazón estará tranquilo.
Tenía que comentar, que la vida sí es absurda y un día entero puede ser el absurdo en su máximo esplendor ¿y qué queda? Sonreír. 

26 de noviembre de 2011

20 días después.


Sí, prometí escribir. Me prometo día a día intentar nuevamente con la escritura y cada vez me siento menos feliz con mis intentos. ¿Me habré vuelto cínica? Cínica viene de perro. No, no soy un perro hasta donde yo sé. Aunque a veces, a estas alturas, me siento aturdida, llena de cosas por hacer y sin ganas de hacer nada. He conocido ya a ese tal Pedro Páramo, no sé que decirles. He leído tanto y mientras más leo, más voy dando pasos lejos de la escritura. Tengo miedo, de verdad, es como una angustia perpetua. Pero tal vez pasará. O no. Ahora siempre creo en la posibilidad contraria, creo que sí, soy un perro.  (Aunque eso sea un gato).

6 de noviembre de 2011

¿Hola?
No sé si alguien por acá me extrañe.
Yo sí extraño este lugar. Mi cajita de Pandora.
Quiero escribir. Quiero escribir tanto de todo lo que está pasando en mi cabeza.

4 de octubre de 2011

¿Acaso la universidad es el kinder de la vida?

Sí, llevaba días, semanas, pensando en esta entrada. De antemano sé que esto no va a ser lo mejor que haya escrito, pero tengo que decirlo. Desde que comenzó este nuevo semestre (mi séptimo) me doy cuenta de que en la universidad todavía puedes cometer errores grandotes, sí, así como cuando aprendiste a leer y a escribir. Recuerdas esos amigos que conociste al inicio, tal vez nunca los vuelvas a ver, sí, así como aquellos que te compartían de su lunch a la hora del recreo. 
Y la vida, a escasos semestres de graduarme parece una cacería, ya la gente empieza a reaccionar como si el final de la universidad y el fin del mundo fueran cosa semejante. Creo fervientemente en esa teoría: nunca nada será igual, ni mínimamente. Así que espero que estas amistades de estos últimos semestres sean más duraderas, que aquellos con los que hubo malentendidos sea sólo un problema de kinder que pueda resolverse con una gelatina o los hot cakes que hace tu abuela y te encantan. 
La situación es que para mi el kinder fue una época maravillosa. Sí, qué puedo decir si apenas tenía uso de la razón. Pues no, recuerdo aún sabores de gomitas que mi directora me daba de premio, mis compañeros, los nervios de mi primera presentación grupal, los recreos, el niñito que me regalaba su Yakult y un día me tomó de la mano. Recuerdo como mi abuelo iba por mi. Recuerdo cosas maravillosas de esa época. No quisiera que la universidad se convirtiera en ese recuerdo borroso, en esas horas de risas estruendosas, en esas tardes de café, esos desayunos de chilaquiles baratos. 
El Kinder nos preparó para vivir nuestra infancia. La universidad nos prepara para vivir nuestra "adultez". Y yo, tengo miedo, claro que sí y a la vez unas ansias increíbles de graduarme y ver como se vive la infancia de mi adultez. 

16 de septiembre de 2011

“Escribir era mi manera de golpear y de abrazar. ¿Para qué escribe uno si no es para juntar sus pedazos?”
-Eduardo Galeano.

29 de agosto de 2011

Ven, te invito a mis veintiuno.


Quiero decirte que eres lo mejor de esta vida y de todas las vidas que vaya a tener. Que no puedo vivir sin ti, sin comer a tu lado y saberme viva. Sin acostarme a ver "How I met your mother" y sentir que nada sucede y que sólo estamos tú y yo. No sé si haya algún llamado cénit del amor, pero el nuestro sigue ahí, y a veces sube más y a veces nos ilumina más y hoy y ayer y antier y todos estos días, como siempre los convertimos en magia pura.
Como lo dije hace un par de días: Gracias por ser lo mejor de mis veinte, y como dije hace unos minutos: de mi vida. De verdad, este amor me sobrepasa. Ahora te invito a vivir juntos nuestros veintiuno. Sé que el mundo nos espera. Te amo tanto.

2 de agosto de 2011

Querido Miau.


Te escribo una carta. Una que no sé si leerás, pero una más de tantas que te he escrito. Te amo y te he amado tanto desde hace dos años. Ya hemos sobrevivido un verano más, sí, hablo de supervivencia porque eso sucedió, un acto de aferrarse a una vida donde no estás tú y déjame decirte que ya no me la imagino sin ti, me cuesta trabajo. Muchísimo. Es por eso que durante todo este periodo de tiempo calmé a mi corazón y le dije que todo iba a estar bien. Y ayer que te vi, que te abracé, inmediatamente supe que no sólo todo está bien, sino que está mejor. Tus brazos son mi hogar, definitivamente.
Hoy mientras caminábamos me doy cuenta de que tenemos una relación como esas de las películas que me gustan. Cada que te veo siento que todo se me mueve, caminamos de la mano, me haces reír, después sin razón alguna te pregunto si me extrañaste y sólo dices "meh". Meh. Claro que no, mientes. Y sonríes, porque así somos, así nos llevamos y me has enseñado a descifrar tantas historias que suceden entre tus palabras, entre tus cosquillas. Gracias por hacerme sentir viva. Me encanta sentirme así y tú tienes un don para llevarme más lejos que eso.
Y ahora vienen los futuros, los instantes que nadie tiene planeados y esos me encantan a tu lado. Tomémonos de la mano y enfrentemos eso que siempre me hace querer meterme debajo de las sábanas y tú esperas pacientemente a que todas mis ideas justifiquen mi salida.
Eres un hombre extraordinario y no sólo lo digo por el hecho de que seas mi novio. No, lo digo porque te veo crecer y te veo contándome historias de ludopatía, de nuevos jugadores, de Estados Unidos en los 30's. Te veo crecer y ser fuerte y eso me llena de emoción y sobre todo nos veo crecer, juntos, haciendo proyectos cada quién y sabiendo que uno le pone atención a lo que hace el otro.
Quiero decirte que quiero todo contigo y eso sé que ya lo sabes. Pero con todo quiero decir que quiero mi vida contigo y soñar y amarnos y vivir y llorar y comer y gritar y pelear y reconciliarnos y abrazarnos, besarnos, tener sexo, visitar Praga, comer en Serendipity. Quiero estar exhausta cuando dé mi último respiro, por que sabré que ha valido la pena, que compartir mi vida contigo fue la mejor experiencia de una vida. Queda tanto camino y estaré siempre ahí, sin importar cuál sea la circunstancia. Mi manera de amarte no conoce límites y a veces le faltan palabras. Gracias por tu amor, por que es como ese que Carrie Bradshaw describió "I'm looking for love. Real love. Ridiculous, inconvenient, consuming, can't-live-without-each-other love." Y sé que tal vez debí citar a Joyce o a Lispector, pero no, esas palabras son las que exactamente quiero expresar.
Te amo,
Pao.

P.d. Esta carta fue escrita con el corazón en la mano, o bueno, con un corazón rojo y latiendo.

Después de un mes.


Julio fue caótico, de verdad que un torbellino de emociones, nudos en la garganta, agua para bajarlos, comida, tensiones. Pero saben qué es lo mejor de todo, que uno no se estanca, que uno camina porque el tiempo es una caminata constante. Y no escribí en todo ese tiempo porque estaba severamente afectada por algún estado emocional. Sí, fue la distancia, la lejanía entre nosotros. Pero ya estamos de nuevo juntos y mis emociones de todo el verano sirvieron para muchas cosas, entre ellas recordar que una es fuerte, que una no se dobla y que una ama por sobre todas las cosas.

Y además que una debe de vivir, sin importar cuantos cielos se caigan sobre nosotras.

2 de julio de 2011

Esa historia que me contaste.

Una soñadora pierde la cabeza por un realista.
Un realista pierde la cabeza por una soñadora.

Y el amor sucede.

24 de junio de 2011

Este tiempo...


Este verano y sus matices, tú (como hombre de mi vida), mi trabajo (para ganar dinero), mis libros (para recordarme a mi misma todo el universo que me tiene suspendida), mis padres (que me hacen sentir tan en casa).
Tengo ideas, planes, ganas de volver a la universidad y seguir sonriendo este año y medio que falta. Ya pienso en ideas de tesis, en planes de maestrías, en futuros y en conjugaciones. Tengo muchos sueños y quiero realizarlos y creo que poco a poco lo estoy haciendo.
Quiero un día tener un hogar contigo y tener ahí todo lo que necesito.


16 de junio de 2011

Bloomsday!

Hoy 16 de junio tengo el honor de poder celebrar Bloomsday. Sí 16 de junio en 937 páginas. Dos personajes y una mujer infiel. Monólogo interno. Stream of consciousness... Jodida dificultad pero siempre intentando no tirar el libro por la ventana.

Pensar que este día ya sé que pasará. Que todos veremos la misma nube. Que me llena de felicidad saber que alguien pudo tomar ese reto de escribir lo que pasa en el transcurso de un día de una persona. Sí. Joyce you are a motherfucker. Te felicito.

Mientras tanto celebremos este día. Aunque empiece a las 8 de la mañana, mientras a dormir tranquilamente como seguro mi querido Bloom lo hacía... o tal vez no.

Carpe diem!

11 de junio de 2011

Recuento de imágenes.


Empaco en cajas individuales unos cuantos cachitos de cosmos para intentar ganar algo de dinero. Tal vez unos pesos, tal vez millones. Tal vez nada. Y después te hago galletas con caramelo derretido y un poco de bombón. Déjame decirte que te extraño de una manera inefable. No. No existen palabras, que quiero gritar, quiero escapar. Te extraño. Después la playa, la arena, la laguna a lo lejos. Déjame decirte que la selva tiene su encanto, que me siento triste de verla. Sí, porque tal vez sólo esté triste, crónicamente hasta volver a encontrarnos. Recibo una llamada y alguien quiere una de esas cajas, con más estrellas. Es un regalo especial. Entonces me vuelvo millonaria. Seguiré preparándote esas galletas que ni yo he probado. Quiero decir con todo esto que sí, me haces mucha falta.

8 de junio de 2011

¿Qué nos pasó Shakira?


Sí Querido Lector, disculpa la banalidad de mi entrada. Aunque no va por ahí. Pues no sé, Shakira es un momento muy querido de mi infancia, donde esperaba que pasara la canción en la radio para grabarla (específicamente Antología). Después de eso un día me puse a escribir la letra de la canción, no miento tenía 8 años, y sentí tan cerca las letras. Evidentemente yo no había amado y yo no entendía tanto el concepto, pero sabía que lo quería experimentar. En realidad sigo escuchando a Shakira mucho, aunque bueno, claro está que mis gustos musicales son más "alternativos". Ella me enseñó varias cosas.
¿Y ahora? Discúlpame Shakira, pero yo no quiero ser rabiosa, ni mucho menos una loba. Me quedo con lo de engordar por tus dulces besos repartidos, con los significados de las rosas, lo de aprender a amar los gatos... Ahora que estoy enamorada siento más tus canciones y son mías, las guardo en un cajón especial. Me quedo con tus diecinueve años y tal vez tus ganas de amar (pero amar bonito). Hoy tú y yo no nos entendemos.
Te dejo con tu lobez y tu Piqué y bueno, estoy sentida por el video de Rabiosa.

3 de junio de 2011

¿cuántas?


¿Cuántas veces necesito escribir te extraño tanto, para estar más cerca de ti?
Esto de las vacaciones es para débiles. Yo soy fuerte y lo soy más estando a tu lado.

Y sí, pongamos las tazas sobre la mesa: te necesito.

2 de junio de 2011

Un verde así.

Y de nuevo un lugar para perderse. La maravillosa narrativa de Cristina Rivera Garza llega nuevamente. Qué emoción.

29 de mayo de 2011

Reflejos de luz.


Las noches a tu lado, sean cerca o lejos. Siempre son maravillosas.

24 de mayo de 2011

Corchetes.


¿Cómo se prepara uno para leer Ulysses? Bueno, tal vez la vida ya te haya preparado o tal vez no. No sé que decir al respecto. Ah, no, sí:
Nervios.

23 de mayo de 2011

Indeleble.


Como todo lo que haces tú en mi vida. Dejando las huellas más hermosas.


Hoy me encuentro de este lado y las horas saben que es inútil esperar porque mañana, mañana serán parecidas. No digo que sean malas, sólo digo que tú no estás en ellas y eso las hace peculiares, por no decir un tanto simples. Y bueno, extrañarte sucede en estas épocas en las que el sol se esconde a las 7 de la noche. Dormiré abrazándome, no sé, intentando alcanzarte, intentando... mi mente se llena de los recuerdos más bonitos y sabes, eres lo mejor, no del mundo, no del universo. No. De mi vida y en mi vida entran muchos universos, muchos mundos y todos ellos son tuyos, porque los recorremos juntos.
Gracias por el amor infinito, las miradas, las manos, los helados, las hamburguesas de mickey d's, las horas viendo películas, la sabiduría, el sexo, las risas, los juegos. Gracias por tú ser ese ser increíble que cambia mi vida con cada sonrisa.

9 de mayo de 2011

¡Ah! Que misterios.


Si un ser perfecto del planeta Marte descendiera y se enterara de que los seres de la Tierra se cansaban y envejecían, sentiría pena y espanto. Sin entender jamás lo que había de bueno en ser gente, en sentirse cansada, en fallar diariamente; sólo los iniciados comprenderían ese matiz de vicio y ese refinamiento de vida.
-Clarice Lispector, "La imitación de la rosa"

reflexiones.


He aprendido a vivir sin índices.

Esto también porque en ocasiones compro libros fallados que carecen de estos. Por equivocación, pero genera una nueva adaptación a las circunstancias.

8 de mayo de 2011

El enchinador en el escritorio.


Al igual que las libretas, la comida de las tortugas, teoría literaria desempolvada, post its, paletas, separadores, un celular que a veces suena, la botella de agua, los rastros del café y una larga lista de cosas que siguen aquí y que hacen que el tiempo pase, lento pero seguro.

Hoy en mi sexto semestre de la carrera me encuentro desempolvando apuntes de mi segundo semestre. Mi querida literatura me exige cada día más y estoy dispuesta a darle lo que necesita. Tal vez no haya luz suficiente en este cuarto, pero letras y amor nunca faltan.

Buena tarde.

6 de mayo de 2011

Mi Guimarães...


Las cosas no tienen hoy y anteayer mañana: es siempre.
Ay, arre, pero; que esta mi boca no tiene ningún orden.
¿Guerras y batallas? Esto es como juego de cartas, vierte y revierte.
Las personas y las cosas no son de verdad. La vida disfraza.

Hay letras que llegan a tu vida para quedarse para siempre.

3 de mayo de 2011

PMS


De pronto caigo en la cuenta de que estoy en PMS. Y de que voy a llorar y de que me voy a sentir muy vulnerable. Y a todo esto los finales. Más el cuddle weather sin ti.

Bueno, debo de ponerme a leer.

Y a escuchar música para llorar.

1 de mayo de 2011

domingo.


Quiero decir que me haces falta. Que necesito ver películas hoy contigo, comer McDonalds y después una bolsa de papas, hacer nada, estar en pijama, estar acobijada. Y bueno hoy tú trabajaste y a mi me tocó terminar la conversación en La Catedral. Amanecer tomando té de manzanilla, ir a la misa que nunca voy, pagar 24 pesos por dos aguacates. No me gusta, prefiero nuestra rutina, prefiero no extrañarte.

Te amo cada día más y eres el ser humano más increíble de este universo. Gracias por existir.

28 de abril de 2011

tipografía.


tipo de letra: te amo.

11 de abril de 2011

Y así sucede.


A veces yo soy la loca de la historia. No quiero preguntarme si en todas las ocasiones. Sólo sé que ahorita me duele la cabeza y mucho por el exceso de sentimientos de este día. A veces no sé nada, sólo soy ella que tiene veinte años y en ocasiones le da indigestión por quererse comer el mundo o lagrimeo profundo por sentir demasiado. No lo sé. A veces sólo es el viento de la primavera y las lluvias que trae consigo, otras el calor. Pase lo que pase sé que la culpa la tienen las hormonas. Sí, de mi excesiva agresividad.

Mejor echémosle la culpa al lunes y el miedo que me da saber que la semana comienza y que ya quiero huir al fin de semana.

21 de marzo de 2011

El silencio de los calcetines.


Esta noche no tengo ganas de dormir. Mi mente revolotea como si tuviera luciérnagas en su interior. Narvalito sigue sin recuperarse. Y yo he pasado un fin de semana memorable, increíble, invencible, amable... Y muchos adjetivos más relacionados con la mirada de dos amantes que somos tú y yo. No quiero que acabe el fin de semana. A estas horas de la noche una lee porque sabe que se acaban las horas de los días interminables...

Y ahora sólo quedan nuestras sonrisas y saber que estos días se repetirán para siempre. Y todas estas historias se guardan en ese silencio.

19 de marzo de 2011

this night.


Después de un día increíble quiero cerrar los ojos temprano. Conservar las estrellas y las mariposas en sueños. Se cierran los ojos y se le agradece a la vida por darnos tanto.
Pretendo que estos días duren para siempre.
Te amo (Tanto.Tantísimo).

10 de marzo de 2011

Los extraños días circulares.


Se llaman obsesivos. Ese es su nombre real. Ponle apellido.

Se despierta con sol y nadie te avisa que en realidad afuera hay viento. Han talado los árboles de mi ventana. Han destruido esas horas de contemplación y de sombras. Se camina, se deshace uno (como el sentimiento de Amelie). Se buscan problemas y se encuentran. Se buscan soluciones, entretenimientos. Se olvida todo aquello que generó el que no hubiera un chocolate especial en la tienda. Se camina. Se sigue caminando. Se espera y lo ves. Ahí está él y todo obsesivo día circular se convierte en cualquier olvido. Se ama, se ama, se ama tanto que en ocasiones necesitas un mundo más grande. Un corazón más grande. Discúlpame, me pongo vulnerable, me convierto en un ser sensible, me derrumbo y sólo quiero gritar. Y se buscan pretextos y déjame decirte que serás el mejor padre y yo la mejor loca en ocasiones. Y decidimos fugarnos un rato y comemos y reímos y nos abrazamos. Y nos despedimos. Recuerdo que tal vez hoy o ayer probablemente haya olvidado cuando se le puso como título al día: obsesivo día circular. Pero al final se regresa al círculo y a partir de ese sentimiento empiezas a crear y a seguir creando historias lindas, proyectos y lo recuerdas y sonríes. Quisieras acelerar el tiempo, que hoy fuera uno de esos días que duran menos. Regresas a casa y te metes en el capullo y lees y lees y escribes y recuerdas que aquí están las imágenes salvándote del día circular. Del círculo. Del día. Sin la obsesión. Nada de extrañeza. Sólo amor.

P.d. Para un obsesivo día circular tú eres la única receta. La única.

Una frase...


Rompí a llorar. Me encanta esa expresión. No se dice rompí a comer o rompí a caminar. Rompes a llorar o a reír. Creo que merece la pena hacerse añicos por esos sentimientos.

— Albert Espinosa

No me siento así, sólo me gustó la frase. Me encanta la aleatoreidad de las palabras.

3 de marzo de 2011

Sinceramente.


Extraño este espacio. Tengo como propósito la reactivación. Pero claro, con tantos libros y lecturas y planes y proyectos. A veces a una se le antoja por un día sentirse la ama del pueblo francés. Pero bueno, luego te terminan guillotinando.

7 de febrero de 2011

You're the reason.


Feliz cumpleaños Miau. Eres el mejor regalo de mi vida y lo más increíble. Hoy hiciste de comer delicioso y te regalé a Keplerita.

Pero sobre todo, FELICIDADES EMPACADOR! ♥.

Te extraño blog.


Han sido días increíbles y días llenos de contrastes. Carezco de computadora y por lo tanto de tiempo para procrastinar en blogs/tumblr/facebook. Y eso a veces me hace sentirme como que tengo exceso de tiempo. Han sido días de Memorias Póstumas. Días también de meditación y en ocasiones de pesadillas. Días sin dinero. Días sin tantos dulces.

Al carajo con lo anterior.

Han sido sólo días increíbles. Llenos de un amor infinito y de abrazos que nunca se acaban. De miradas y de caricias. Han sido días de locura verde y toda la emoción de que tu equipo gane. Días donde tengo tiempo para detenerme a pensar ciertas situaciones que me hacen crecer. Han sido días llenos de ti y de mi y eso es lo más importante. El dinero, la computadora, los dulces y las redes sociales son lo menos interesante si estoy contigo.

Ah, bueno, y otra historia es la de las hormonas [jaja].

21 de enero de 2011

Ya pasó un mes...


Desde la última entrada que escribí. Mi vida va corriendo detrás de los libros. Estoy cada día más y más enamorada. No hay mucho dinero en mi cartera. Creo que los dulces quieren abandonarme por la oración anterior. Y esta noche o mañana debo escribir un ensayo donde me comprometa de cierta manera con ciertas declaraciones. Eso sí, intentaré olvidar cualquier tipo de drama mientras la escritura suceda, porque no quiero que mi lector se compadezca de mi al leer esas palabras.

Bueno, creo que es todo. Prometo escribir más seguido. Ah! es cierto, arreglé mi bicicleta.